Corriendo por Europa: Parte 3

Después de unos 11 meses de publicada la primera parte, bienvenidos a esta última parte de nuestro viaje a Europa.

Día 16: Brujas

Después de tratar de buscar qué hacer en Bruselas y no convencernos, decidimos saltarnos esta ciudad y tomar el tren a Brujas1.

Esperando el tren a Brujas.

Esperando el tren a Brujas.

La estación no está directamente en el centro de Brujas, pero la distancia es totalmente caminable. Como llegamos muy temprano, nos tomamos un chocolate caliente antes de empezar nuestro recorrido. Luego de un rato recorriendo los alrededores de la Plaza Mayor (Grote Markt2), nos encontramos con un tour gratuito por el casco histórico, al cual nos sumamos.

Además de los datos históricos, la importancia de Brujas como centro de peregrinación religiosa en la Edad Media, el guía también nos dio algunos datos sobre comida, como el puesto de waffles al que fuimos al final del tour.

Terminamos nuestra visita en la Basílica de la Santa Sangre3, famosa por albergar la Reliquia de la Santa Sangre, una ampolla que supuestamente contiene una tela con Sangre de Cristo. La Basílica está conformada por dos capillas: la de San Basilio , bastante simple y conserva el estilo románico original, y la de la Santa Sangre, más decorada y renovada al estilo gótico, con múltiples vitrales.

Tras nuestro paseo por Brujas, volvimos a la estación para buscar nuestro equipaje y tomar el tren al aeropuerto.

Día 17: Catedral de Milán

Partimos el día con dos misiones: visitar la Catedral de Milán y encontrar cannolis. Mientras caminábamos hacia el metro, nos topamos con la Parroquia de San Andrés. Aunque es relativamente pequeña en comparación con otras iglesias que visitamos, posee unos órganos que no tienen nada que envidiarle a templos más famosos.

Mientras estábamos averiguando para comprar los tickets para la Catedral de Milán4, nos contaron sobre la política de no poder ingresar con los hombros descubiertos, por lo que Karen tuvo que comprar un pañuelo.

Uno de los vitrales narra el antiguo testamento.

Uno de los vitrales narra el antiguo testamento.

Uno de los puntos que llaman la atención de la catedral son sus coloridos vitrales, que han sido creados por generaciones de artistas durante 6 siglos, siendo el último de estos instalado en 19885.

La luz que filtra a través de los vitrales tiñe los pilares.

La luz que filtra a través de los vitrales tiñe los pilares.

Tras la visita a la Catedral, entramos a un local de la Galleria Vittorio Emanuele II6 para pasar el descansar del calor.

Galleria Vittorio Emanuele II

Galleria Vittorio Emanuele II

Tras seguir paseando por el centro de Milán, nos encontramos con una estatua de San Francisco de Asís, iluminada por el sol del atardecer.

Iluminado.

Iluminado.

Cuando oscureció volvimos a la plaza de la Catedral, en donde cumplimos la misión pendiente y compramos cannolis.

Día 18: Museo Leonardo da Vinci

Como última parada en Milán, pasamos al Museo Nacional de la Ciencia y la Tecnología Leonardo da Vinci7. Aunque en la entrada entregan un mapa del museo, es fácil perderse en él, por lo que es mejor visitarlo con tiempo.

Aunque algunas de las exposiciones estaban cerradas, las colecciones del museo abarcan objetos tecnológicos de siglos de antigüedad, hasta el acelerador de partículas que ha dado que hablar en las últimas décadas.

Detector de partículas del experimento CERN.

Detector de partículas del experimento CERN.

Cuando nos íbamos retirando del museo, pues llegó la hora de cierre, descubrimos que posee un submarino, al que solo le pudimos echar una mirada rápida.

Día 19: Vaticano

Uno de los residentes de nuestro alojamiento en Roma era un perrito, lo que hizo que los problemas con el wifi pasaran a segundo plano.

Partimos nuestro día con rumbo al Vaticano, pero nos topamos con la Iglesia de San Ignacio de Loyola8. De esta iglesia, destaca el fresco pintado en la bóveda de la nave central por Andrea Pazza, que juega con la perspectiva para hacer parecer el espacio más grande de lo que es. Al parecer, esta iglesia queda opacada por las atracciones más populares de la ciudad, lo que hace que esté relativamente vacía, aún en temporada alta.

En el suelo está marcado el punto sobre el cual pararse para apreciar correctamente la perspectiva, pero no todos los visitantes notaban esto.

En el suelo está marcado el punto sobre el cual pararse para apreciar correctamente la perspectiva, pero no todos los visitantes notaban esto.

Nuestra segunda parada del día fue el Panteón de Roma. Afuera del panteón, hay una fuente muy llamativa, aunque fue construida varios siglos después del panteón.

La parada principal del día fue la visita al Vaticano. Luego de una larga fila para pasar por el control de seguridad, acompañados del sol veraniego, pasamos casi directamente a la cúpula de la Basílica de San Pedro9. Aunque el primer tramo lo hicimos en ascensor, el segundo se hace obligatoriamente subiendo escaleras.

No pasamos a la Capilla Sixtina porque nos quedamos cortos de tiempo, pero sí alcanzamos a pasar por la tienda de recuerdos y a comprar estampillas para mandar postales.

Nuestra parada de almuerzo fue en un local donde preparan la pasta en el momento

De vuelta al metro, le dimos una vista rápida a la Fuente de Trevi, pero estaba repleta de gente.

Fontana di Trevi.

Fontana di Trevi.

La última parada del día fue el Coliseo. Ahí aprendimos que el nombre Coliseo probablemente viene de la colosal estatua a Nerón que alguna vez estuvo instalada a su lado.

Día 20: Más Roma

Nuestra parada del día fue la Escalera Santa10. Supuestamente traída desde Jerusalén en el siglo IV, sería la escalera donde Jesús subió para ser juzgado en Viernes Santo. La escalera es subida de rodillas por los feligreses a modo de penitencia. Hay otras escaleras para subir a las instalaciones normalmente. Por respeto a los penitentes, no se pueden tomar fotos de la escalera mientras están subiendo, aunque nunca falta el turista que no sigue las reglas.

Cuando íbamos de vuelta a nuestro alojamiento nos llamó la atención un obelisco cubierto de jeroglíficos. Unos segundos después, a Karen le llamó la atención una puerta, así que entramos a lo que resultó ser el Baptisterio de Letrán11 cuyas primeras construcciones datan del siglo IV.

Cuando nos disponíamos a dejar el alojamiento para tomar nuestro vuelo de vuelta a Madrid, el perrito del lugar hizo un intento de fuga, pero rápidamente lo devolvimos a su hogar.

Día 21: De vuelta en Madrid

En Madrid, también volvimos a tener la suerte de contar con un compañero canino en nuestro alojamiento, lo que nos lleva a exigirle a los sitios de alojamientos que implementen un filtro de lugares que tengan perritos.

Suave lomito.

Suave lomito.

Entre los museos cercanos que podíamos visitar, finalmente elegimos el Museo del Prado12. La colección del museo es enorme, y probablemente ni con un díacompleto se pueda apreciar completa, pero lo bueno es que hay folletos con las ubicaciones de las obras en caso de que haya que priorizar las de mayor interés.

Sin ser muy docto en la pintura, me causaron gran impresión las obras de Caravaggio13 y los seguidores de su escuela por su manejo de las luces; el Greco14 por sus colores fuertes, contrastes y composiciones épicas; Goya15 por sus referencias en las Pinturas negras; Las meninas de Velázquez16 por dedicarle mucho más detalle del que esperaría al perrito que aparece en esa pintura y finalmente un cuadro súper chico de Meissonier17 que me llamó la atención por el manejo de color en las telas y en la piel.

Palacio de las Cortes.

Palacio de las Cortes.

Día 22: Jardín Botánico de Madrid

Nuestro último día antes de volver lo pasamos en el Jardín Botánico de Madrid18. Partimos nuestro recorrido por el invernadero, que tiene distintas secciones para plantas de distintos climas, por lo que uno pasa de un ambiente muy seco, a una atmósfera muy húmeda en unos minutos.

El Jardín posee una colección de bonsáis donada por un ex-presidente, entre los cuales hay varios árboles frutales. También hay un estanque con flores de loto, pero estaba recubierto de una malla que dificultaba tomar buenas fotos.

Terminamos nuestro paseo en la tienda y cafetería, donde aprovechamos de recargar energías y de comprar algunos recuerdos (y libros de Stefano Mancusso19 en el caso de Karen).


  1. Brujas en Wikipedia ↩︎

  2. Grote Markt (Brujas) en Wikipedia ↩︎

  3. Basílica de la Santa Sangre de Brujas en Wikipedia ↩︎

  4. Catedral de Milán en Wikipedia ↩︎

  5. The industry in a stained glass window of Duomo di Milano - Duomo di Milano OFFICIAL SITE ↩︎

  6. Galería Víctor Manuel II en Wikipedia ↩︎

  7. Museo Nacional de la Ciencia y la Tecnología Leonardo da Vinci en Wikipedia ↩︎

  8. Iglesia de San Ignacio (Roma) en Wikipedia ↩︎

  9. Basílica de San Pedro en Wikipedia ↩︎

  10. Escalera Santa en Wikipedia ↩︎

  11. Baptisterio de Letrán en Wikipedia ↩︎

  12. Museo del Prado en Wikipedia ↩︎

  13. Caravaggio en Wikipedia ↩︎

  14. El Greco en Wikipedia ↩︎

  15. Francisco de Goya en Wikipedia ↩︎

  16. Las meninas en Wikipedia ↩︎

  17. Ernest Meissonier en Wikipedia ↩︎

  18. Real Jardín Botánico de Madrid en Wikipedia ↩︎

  19. Stefano Mancuso en Wikitia ↩︎