Rapa Nui: La isla triangular

Tras visitar Hawai'i, nuevamente nos encontramos viajando a otra isla polinésica administrada por una nación lejana: la isla de Rapa Nui1. La isla es de origen volcánico y en cada uno de sus tres extremos posee volcanes o inactivos o extintos.

Por un error de coordinación con Karen ❤, yo compré mi vuelo de vuelta para un día después que el de ella, así que tuve un último día de aventuras en solitario.

Día 1: Explorando Hanga Roa

Directamente al bajar del avión se encuentra la caseta de venta de entradas para el Parque Nacional Rapa Nui7, el que comprende varias regiones protegidas en la isla, en especial las relacionadas a los moais y otros sitios arqueológicos.

Hay sitios en los que solo se puede ir una vez con la entrada, por lo que te la timbran.

Hay sitios en los que solo se puede ir una vez con la entrada, por lo que te la timbran.

Como nuestro alojamiento estaba a una distancia caminable, decidimos irnos a pie. Una vez llegamos a nuestro alojamiento, salimos a conocer Hanga Roa, el único centro urbano de la isla. El primer hito al que llegamos fue la Iglesia de Santa Cruz2. Esta parroquia destaca por que mezcla la simbología católica con la mitología Rapa Nui.

La fachada de la Iglesia de Santa Cruz

La fachada de la Iglesia de Santa Cruz

Las esculturas de la iglesia mezclan la tradición católica con la estética Rapa Nui

Las esculturas de la iglesia mezclan la tradición católica con la estética Rapa Nui

Después fuimos a echar una mirada a las tiendas de Hanga Roa, para ver las opciones de tours o arriendo de vehículos. Así, terminamos en una cafetería donde probamos Po'e, un postre basado en plátanos y zapallo.

Día 2: Rano Kau, Museo y Ahu Tahai

Al segundo día partimos al volcán Rano Kau3, ubicado al sur de Hanga Roa. Para llegar al cráter se puede llegar por auto o a pie. El Rano Kau es un volcán extinto y en su cráter alberga un humedal protegido de los elementos.

Una banca salvaje en la mitad del sendero.

Una banca salvaje en la mitad del sendero.

El cráter del Rano Kau alberga un ecosistema completo.

El cráter del Rano Kau alberga un ecosistema completo.

Además, en el volcán se ubica Orongo4, que en su tiempo fue una aldea ceremonial ligada al culto de Make-Make5 y a la competencia del hombre-pájaro, tangata manu6. Como parte del ritual del tangata manu, los representantes de los clanes competían por obtener el primer huevo puesto por un manutara9 en el islote Motu nui, cercano a Orongo.

Moui nui es el mayor de los tres islotes cercanos a Orongo.

Moui nui es el mayor de los tres islotes cercanos a Orongo.

En Orongo se hallaba el moai Hoa Hakananai'a13, el cual posee en su espalda varios petroglifos vinculados al ritual del tangata manu, pero este fue sustraído por los ingleses y hoy se exhibe en el Museo Británico de Historia Natural, junto con varios artefactos robados a culturas por todo el mundo8.

Una vez bajamos del Rano Kau, pasamos a almorzar y proseguimos a visitar el Museo Antropológico Padre Sebastián Englert10. El museo recoge la historia de la cultura Rapa Nui y ha sido importante en la conservación del patrimonio arqueológico en la isla. En él, se encuentra el único moai femenino del que se tiene registro.

Para finalizar el día, pasamos a contemplar los moais del Ahu Tahai11. En los pastos aledaños habían dos perritos que andaban con piedras volcánicas pidiéndole a la gente que jugaran con ellos, aunque eran medios reacios a devolverte las piedras una vez se las lanzabas.

Frente al Ahu Tahai también se puede apreciar la puesta de sol.

Frente al Ahu Tahai también se puede apreciar la puesta de sol.

Día 3: Rano Raraku, Ahu Tongariki y Anakena

Para partir nuestro tercer día, visitamos Rano Raraku12, un cráter volcánico de gran importancia en el proceso de tallado de los moais, pues aquí se ubican las canteras de piedra donde partía su proceso de esculpido.

En el centro del cráter de Rano Raraku se encuentra una laguna.

En el centro del cráter de Rano Raraku se encuentra una laguna.

Dos de los moais que pueblan las laderas de Rano Raraku.

Dos de los moais que pueblan las laderas de Rano Raraku.

Uno de los moais a medio terminar que se pueden observar en las canteras.

Uno de los moais a medio terminar que se pueden observar en las canteras.

Entre las cosas únicas de Rano Raraku, está este moai con piernas.

Entre las cosas únicas de Rano Raraku, está este moai con piernas.

Nuestra siguiente parada se veía desde Rano Raraku: el Ahu Tongariki14. Con la cantidad de quince moais, es el ahu, o plataforma ceremonial, con la mayor cantidad de moais de la isla.

Los quince moais del Ahu Tongariki.

Los quince moais del Ahu Tongariki.

Para finalizar el día llegamos a Anakena15, la playa en la que según la tradición Rapa Nui fue donde el jefe polinésico Hotu Matu'a desembarcó en la isla, liderando primer asentamiento en la isla. Anakena destaca del resto de la costa rocosa de la isla y es una de las dos playas con arena de Rapa Nui.

Alguien hizo una tortuga de arena antes que llegáramos a Anakena.

Alguien hizo una tortuga de arena antes que llegáramos a Anakena.

Para finalizar el día, fuimos a ver el show de música y danza del grupo Maori Tupuna16. El grupo, rescata la tradición Rapa Nui a través de su música y coreografías originales.

La última de las coreografías de la presentación de Maori Tupuna.

La última de las coreografías de la presentación de Maori Tupuna.

Día 4: Puna Pau y Ana Kakenga

El último destino junto a Karen fue la cantera de Puna Pau17. Este es el único lugar de la isla donde se encuentra la roca roja de la que se hicieron los pukao de los moais. Los pukao18 representan los moños que usaban los habitantes de la isla.

Tras separarme de Karen en el aeropuerto, me dediqué a dar otra recorrida a Hanga Roa antes de ir a mi nuevo alojamiento.

Varios edificios, como bancos, tienen arquitectura con inspiración en los símbolos Rapa Nui.

Varios edificios, como bancos, tienen arquitectura con inspiración en los símbolos Rapa Nui.

Una vez en mi alojamiento, mi anfitriona me recomendó ir a la cueva de Ana Kakenga19, la que se encuentra ubicada al norte de Hanga Roa. Esta cueva tiene origen volcánico y se usó como refugio, por lo que su entrada fue restringida para tener mejor control de su acceso. La cueva tiene dos aberturas que dan hacia el mar, y desde una de ellas se pueden observar los dos islotes cercanos, Motu Tautara y Motu Ko Hepoko.

Para llegar a la caverna, me dispuse a caminar, pero casi al partir mi camino se largó a llover. Por suerte andaba con paraguas, pero el barro de los caminos fue inevitable.

El islote Motu Tautara visto desde una de las ventanas de Ana Kakenga.

El islote Motu Tautara visto desde una de las ventanas de Ana Kakenga.

Hay que entrar con linterna, pues los primeros metros son muy oscuros.

Hay que entrar con linterna, pues los primeros metros son muy oscuros.

Día 5: Bonus

Mi última mañana en la isla la dediqué a buscar algunos encargos de recuerdos, para los cuales evité las típicas ferias artesanales y fui directamente al taller de unos artesanos que habíamos visto antes. También aproveché de tomar algunas últimas fotos en Hanga Roa, de las cuales despediremos esta bitácora con una.

Una escultura al estilo Rapa Nui adorna una piscina natural en la costa de Hanga Roa.

Una escultura al estilo Rapa Nui adorna una piscina natural en la costa de Hanga Roa.


  1. Isla de Pascua en Wikipedia

  2. Iglesia de Santa Cruz | Imagina Isla de Pascua

  3. Rano Kau en Wikipedia

  4. Orongo en Wikipedia

  5. Make-Make en Wikipedia

  6. Tangata manu en Wikipedia

  7. Parque nacional Rapa Nui en Wikipedia

  8. Will the British Museum Ever Return These Stolen Artifacts? - HISTORY (inglés)

  9. Onychropion lunatus en Wikipedia

  10. Museo Antropológico Padre Sebastián Englert en Wikipedia

  11. Ahu Tahai en Wikipedia (inglés)

  12. Rano Raraku en Wikipedia

  13. Hoa Hakananai'a en Wikipedia

  14. Ahu Tongariki en Wikipedia

  15. Playa Anakena en Wikipedia

  16. Maori Tupuna: Sabiduría ancestral Rapanui | Imagina Isla de Pascua

  17. Puna Pau en Wikipedia

  18. Pukao en Wikipedia

  19. Ana Kakenga | La cueva de las dos ventanas de Isla de Pascua