Un mes en Silicon Valley: Parte 1

El año pasado, estuve un mes en la sede principal de la compañía en donde trabajo, ubicada en pleno Silicon Valley. Junto con cuatro chilenos más, fuimos a conocer al equipo de Estados Unidos y aprovechar de aprender algunas cosas de ellos. En este mal intento de bitácora, contaré algunas de las cosas que me llamaron la atención de Estados Unidos (al menos del área de la bahía de San Francisco) y algunas historias del viaje.

Una de las cosas que me sigue sorprendiendo de Estados Unidos, es que las ciudades están muy orientadas a moverse en automóvil. La primera vez que me tocó vivir esta filosofía urbanística, fue hace unos años atrás, cuando vine para una entrevista laboral y tuve la brillante idea de caminar hasta el hotel desde la estación del BART1 más cercana.

Por eso, niños, no se camina en Estados Unidos.

Por eso, niños, no se camina en Estados Unidos.

Esta vez, la compañía nos arrendó un auto, así que no sufrí como peatón, pero no llegué a acostumbrarme a lo distinto de la ciudad.

Fry's

En el tercer mundo, o al menos en Chile, los productos de electrónica quedan confinados a dos tipos de tiendas: las multitiendas, que suelen tener solo una poca cantidad de electrónica de consumo, y las tiendas especializadas, que aún así son bastante pobres. En cambio, acá existe la Meca de la electrónica: Fry's. En esta megatienda, se encuentran desde componentes electrónicas, como resistencias y capacitores, hasta computadores e incluso electrodomésticos. Como escuché por ahí, el hecho de que puedas pasar con tu carro y sacar un osciloscopio de las góndolas es de otro nivel.

Incluso hay uno en un edificio con estilo de pirámide Maya. No me pregunten por qué.

Incluso hay uno en un edificio con estilo de pirámide Maya. No me pregunten por qué.

Stanford

Aunque en Chile tenemos algunos campus universitarios bonitos, nunca llegan a la escala estadounidenses, así que pasamos a visitar uno de los cercanos: Stanford.

Luego de pelear por encontrar estacionamiento2, empezamos a caminar sin rumbo hasta que nos llamó la atención uno de los museos.

¿Qué? ¿Tu campus no tiene un museo de arte adentro? Shame on you.

¿Qué? ¿Tu campus no tiene un museo de arte adentro? Shame on you.

Como llegamos tarde, no entramos el museo en pos de recorrer una fracción más grande del campus. Dado que habían otros edificios con arquitectura interesante, creo que fue una de las contadas veces en la que tomamos una buena decisión.

Uno de los pasillos del edificio de Arquitectura.

Uno de los pasillos del edificio de Arquitectura.

Cuando llegó la hora de comer, le pedimos indicaciones a un guardia, pero al parecer nos trolleó no le entendimos bien, por lo que terminamos en el sector de las residencias. Aun así, encontramos un patio de comidas y la tienda con ropa y recuerdos de la universidad, la cual es operada por los alumnos para financiar sus actividades. Uno de nuestros compañeros aportó comprando un polerón de su Alma Mater.

Acá pueden abastecerse para cuando haya un corte de luz.

Acá pueden abastecerse para cuando haya un corte de luz.

El sector de las residencias.

El sector de las residencias.

Primer fin de semana: San Francisco

Para nuestros fines de semana libres, consultamos con nuestros compañeros locales sobre que lugares eran interesantes recorrer, De ellos, Andy Frazer3 tenía más experiencia recorriendo los alrededores y nos dio mucha información útil para planificar nuestras salidas. Así, fijamos nuestro rumbo hacia San Francisco.

Caltrain

Para nuestra primera visita a San Francisco usamos el Caltrain4. Una de las gracias de éste es que puedes estacionar en la misma estación de tren, así que pudimos llegar en auto a ésta. Como nos dijo alguien de allá, probablemente nadie lo usaría si no fuera así. A mi me gustó que el sistema de venta de boletos del tren y de tickets de estacionamiento fuera automatizado y nos evitara la interacción con gente.

Llegando a la estación terminal del Caltrain.

Llegando a la estación terminal del Caltrain.

Estación San Francisco.

Estación San Francisco.

Embarcadero

Una vez nos bajamos del tren, empezamos nuestra caminata hacia la zona del Embarcadero5. En la caminata, pasamos por el MoMA de San Francisco6. Mientras dos de nuestros compañeros hicieron una visita express a la exposición de turno, nosotros visitamos los alrededores, incluyendo el barrio financiero. Sin embargo, cuando vimos a un guardia vestido con más estilo del que nosotros siquiera podríamos llegar a aspirar, recordamos nuestro tercermundismo y volvimos al MoMA a buscar a nuestros compañeros para ir a almorzar.

Al fondo a la izquierda, se puede divisar el MoMA.

Al fondo a la izquierda, se puede divisar el MoMA.

Luego de reponer energías, seguimos el camino a nuestro destino. Por algún motivo que escapa a mi comprensión7, los muelles siempre se llenan de trampas para turistas. Sin embargo, nos habían dado datos del lugar, así que las sorteamos relativamente bien (salvo por las tiendas de recuerdos del Muelle 39).

Al llegar al Embarcadero, nos encontramos con el terminal de ferries, pero un paseo en ferry no estaba en el plan, así que seguimos nuestro camino.

‘‘Nada es más suave ni más flexible que el agua y, sin embargo, nada puede resistirle’' – Lao Tzu.

‘‘Nada es más suave ni más flexible que el agua y, sin embargo, nada puede resistirle’' – Lao Tzu.

No es Estados Unidos sin blues.

No es Estados Unidos sin blues.

Uno de los muelles que nos mencionó Andy entre sus datos fue el Muelle 7, el que nos dijo que es una ubicación popular para fotografía de matrimonio. Dicho y hecho, cuando pasamos por este, había una sesión fotográfica en curso.

El fotógrafo no me dio mucha espina luego que lo vi usar un flash para iluminar una foto grupal a pleno sol. Espero que supiera que estaba haciendo.

El fotógrafo no me dio mucha espina luego que lo vi usar un flash para iluminar una foto grupal a pleno sol. Espero que supiera que estaba haciendo.

Después de una larga caminata, llegamos al muelle más importante (o por lo menos el más turístico): el Muelle 39. Acá fue nuestro primer encuentro con las prensas de monedas de un centavo o pennies, las que por ¢50 prensan un diseño a elección sobre un penny (o sea, todo te cuesta ¢51). Acá fue donde mis compañeros cayeron ante el canto de sirena de las tiendas de recuerdos.

El cangrejo es el símbolo del Muelle 39.

El cangrejo es el símbolo del Muelle 39.

Mis compañeros admirando la complejidad de tamaña obra de ingeniería.

Mis compañeros admirando la complejidad de tamaña obra de ingeniería.

Una gaviota mirando al horizonte en el Muelle 41.

Una gaviota mirando al horizonte en el Muelle 41.

Vista desde el Muelle 41 al Fisherman's Wharf.

Vista desde el Muelle 41 al Fisherman's Wharf.

Luego de pasar velozmente por el Muelle 41 para tomar algunas fotos, nos dirigimos a nuestro próximo destino: Fort Mason.

Por recomendación de otro compañero local, Derek, terminamos nuestra travesía en The Interval8, un bar/museo cuya temática es “el pensamiento a largo plazo”. En esa línea, tienen una biblioteca cuya idea es recolectar el conocimiento necesario para reconstruir la civilización (desde un punto de vista europeo/norteamericano/occidental, cómo no) o un sistema en el que puedes hacer apuestas con un amigo igual de pretencioso que tú sobre algún evento que pasará mucho después que ambos mueran (como si terminarán de construir el Santuario de Santa Teresa9 antes de que la U10 tenga estadio).

Si pagas mucho dinero, puedes tener una de las botellas del techo a tu nombre.

Si pagas mucho dinero, puedes tener una de las botellas del techo a tu nombre.

Como todo bar, lo encuentro mejor estando afuera de él.

Como todo bar, lo encuentro mejor estando afuera de él.

Academia de Ciencias

Andy es voluntario en el acuario de la Academia de Ciencias de California11, así que pasamos a visitarla bajo su recomendación (y para verlo buceando con los peces, pero no lo pillamos). La Academia queda ubicada en el Parque Golden Gate12, el que parece que te puede tomar días recorrer, mas lamentablemente no disponíamos de ese tiempo. Como siempre, al moverse todo el mundo en auto, hace que los estacionamientos sean escasos, por lo que nuestra primera pelea fue la de encontrar un lugar disponible.

Al bajarnos del auto, nos recibe una postal claramente estadounidense.

Al bajarnos del auto, nos recibe una postal claramente estadounidense.

Antes de entrar al detalle de nuestra visita a la Academia de Ciencias, resumiré la experiencia como: me gustaría que en Chile tuviéramos cosas tan bonitas (aunque admito que en los últimos años los museos han mejorado bastante).

Mi yo de niño se hubiera vuelto loco si un edificio te recibe así.

Mi yo de niño se hubiera vuelto loco si un edificio te recibe así.

Partimos nuestra visita por el ala que contiene los clásicos dioramas que representan algún ecosistema, los que en este caso correspondían a África. En la misma sala, estaba el estanque con pingüinos del El Cabo o pingüinos africanos13, el que Andy contó que le ha tocado limpiar varias veces.

Unos Oryx 100% reales 1 link megaupload.

Unos Oryx 100% reales 1 link megaupload.

El estanque de los pingüinos africanos.

El estanque de los pingüinos africanos.

Escuuuuuchame.

Escuuuuuchame.

Luego, pasamos al planetario a ver una presentación sobre la materia oscura, introducida por la voz mismísimo Neil de Grasse Tyson. Durante la presentación, uno de nuestros compañeros cayó en los brazos de Morfeo, gracias a los cómodo de los asientos. Tras profundizarnos en los misterios de la materia oscura y saltarnos el simulador de terremotos, ya que como buenos chilenos que se mueva un poco el piso es parte de nuestra cotideanidad, nos dimos una vuelta por la exposición sobre Pterosaurios.

El cráneo de un Quetzalcoatlus northropi.

El cráneo de un Quetzalcoatlus northropi.

Una reconstrucción en el techo de la exposición, nos recuerda la envergadura que alcanzaban estos animales.

Una reconstrucción en el techo de la exposición, nos recuerda la envergadura que alcanzaban estos animales.

Los pterosaurios solían vivir en habitats marinos, ocupando un nicho similar a las aves costeras de nuestros tiempos.

Los pterosaurios solían vivir en habitats marinos, ocupando un nicho similar a las aves costeras de nuestros tiempos.

Una vez recorridas la exposición, nos dirijimos al biodomo, cuya principal atracción es la variedad de mariposas que allí habitan. Incluso se puede ver cuando algunas salen de su capullo de pupa si se tiene suerte. Aunque muchas de las mariposas son la hiperkinesia encarnada, el domo tiene fuentes con alimento para facilitar la observación de estas y también posee réplicas de tamaño real de muy alta fidelidad, al punto que me costó un rato darme cuenta al principio.

Uno de los momentos clave para fotografiar mariposas es cuando se alimentan.

Uno de los momentos clave para fotografiar mariposas es cuando se alimentan.

El domo tiene fuentes en donde se puede ver a las mariposas más de cerca.

El domo tiene fuentes en donde se puede ver a las mariposas más de cerca.

Acá se aprecia la espiritrompa de la mariposa. Esto no es un mensaje subliminal para que vean La Lengua de las Mariposas.

Acá se aprecia la espiritrompa de la mariposa. Esto no es un mensaje subliminal para que vean La Lengua de las Mariposas.

Finalmente, pasamos al acuario. Éste cuenta con una gran variedad de peces, incluidos peces cirujanos14, los que gozan de popularidad gracias a Dory, de Buscando a Nemo. Otros peces exóticos incluían algunos peces abisales. Y como símbolo de la Academia, en un estanque en el hall central, está Claude, el cocodrilo albino.

Claude, el cocodrilo albino.

Claude, el cocodrilo albino.

Jardín Botánico

Una vez terminada nuestra visita a la Academia de Ciencias, nuestro plan era visitar el Golden Gate. Sin embargo, la idea era llegar cuando empezara a oscurecer, por lo que disponíamos de un rato libre antes de partir. En ese intertanto, hicimos una visita rápida al Jardín Botánico de San Francisco15. En el jardín, tiene una variedad de flores de alrededor del mundo, organizadas por hábitat, y donde incluso hay un sector con flora chilena.

Flor cuyo nombre no anoté.

Flor cuyo nombre no anoté.

Una garza azulada (Ardea herodias) pasea tranquilamente por el Jardín.

Una garza azulada (Ardea herodias) pasea tranquilamente por el Jardín.

Golden Gate

Nuestra primera parada fue en el mirador ubicado en la costa norte del puente. Luego de un corto descanso en el mirador y de que unos turistas latinos reconocieran nuestro acento chileno, nos dispusimos a caminar por el puente. Tras unos minutos caminando y varias fotos de variable calidad, volvimos a buscar nuestro auto para dirigirnos al destino final de este paseo: la Batería Spencer, una instalación militar abandonada que hoy en día sirve de mirador. Desde allí, se tiene una gran vista del puente, con San Francisco de fondo. Andy nos recomendó el lugar si queríamos tomar fotografías nocturnas del puente, oportunidad que no desperdiciamos.

Siendo casuales en el Golden Gate.

Siendo casuales en el Golden Gate.

Uno de los pilares del puente.

Uno de los pilares del puente.

La vista desde la Batería Spencer.

La vista desde la Batería Spencer.

Con una foto clásica de un paisaje clásico, termina esta primera mitad de nuestras desaventuras por la Bahía de San Francisco. ¡Hasta la próxima!


  1. BART en Wikipedia ↩︎

  2. Oh, ¿será porque todo el mundo usa auto? No, los niños están mal. ↩︎

  3. Galería de Andy Frazer en Flickr ↩︎

  4. Caltrain en Wikipedia ↩︎

  5. El Embarcadero en Wikipedia ↩︎

  6. MoMA de San Francisco en Wikipedia ↩︎

  7. En realidad no, pero es mi blog, así que permítanme alguna libertad con las figuras literarias. ↩︎

  8. Sitio de The Interval ↩︎

  9. Santuario de Santa Teresa de los Andes en Wikipedia ↩︎

  10. Estadio de la Universidad de Chile en Wikipedia ↩︎

  11. Academia de Ciencias de California en Wikipedia ↩︎

  12. Golden Gate Park en Wikipedia ↩︎

  13. Spheniscus demersus en Wikipedia ↩︎

  14. Paracanthurus hepatus en Wikipedia ↩︎

  15. Jardín botánico de San Francisco en Wikipedia ↩︎