Un mes en Silicon Valley: Parte 2

Tras dos semanas de recorriendo las intrincadas carreteras de la bahía de San Francisco, nos atrevimos a visitar destinos empezaron más distantes, lo que veremos en esta segunda parte de mi estadía en Estados Unidos.

Parque Nacional Yosemite

La aventura más lejana de este viaje fue nuestra visita al Parque Nacional Yosemite1. Por sugerencia de Johnny, otro de nuestros compañeros locales, nuestra búsqueda de alojamiento partió en las cercanías de Mariposa2, uno de los pueblos cercanos al parque. Aunque dentro del parque hay alojamiento o lugares para acampar, alojar afuera de éste es más barato. Finalmente, conseguimos una cabaña a unos 45 minutos del parque en auto.

Listos para el fin de semana.

Listos para el fin de semana.

Luego de muchas horas manejando (más de 5) y de pasarnos de la entrada a la cabaña y terminar en unas casas abandonadas de juego de terror genérico, por fin llegamos a nuestro destino. Ahí, nos volvimos a salvar de la interacción humana y las llaves de nuestra cabaña nos esperaban junto a una nota.

The spook is real.

The spook is real.

La cabaña 4.

La cabaña 4.

Día 1: Las cascadas Vernal y Nevada

Una vez adentrados en el parque, notamos dos cosas: hay que pelear por los estacionamientos3 y teníamos señal de celular, cosa que ni en la cabaña teníamos. Al parecer, se perderían todo el tramo de mercado de los millennials si no fuera así. Con el poder de la señal 4G, partimos nuestra caminata hacia el sendero de la cascadas Vernal4 y Nevada5. Ambas son parte del río Merced, pero la primera está en la mitad de camino hacia la segunda y la dificultad del sendero aumenta en el segundo tramo. Como la opción razonable era tomar la alternativa difícil, nuestra ruta del día comprendía llegar hasta la cascada Nevada.

Aún dada la mayor dificultad del sendero, este es bastante popular y no hubo más de un minuto en el que no viéramos más gente, lo que contrasta con mi experiencia en parques nacionales más solitarios. Esto, sumado a la hora del día a la que llegamos a la cascada Vernal, me dificultó tomar buenas tomas del paisaje. Sin embargo, al llegar a la cascada Nevada, el panorama fue mucho mejor: ya había pasado la luz fuerte del medio día y el espacio era mucho más amplio, por lo que evitar las multitudes era más fácil.

Mis compañeros tomando las fotos turísticas estándar en la cascada Vernal para probar sus nuevas cámaras.

Mis compañeros tomando las fotos turísticas estándar en la cascada Vernal para probar sus nuevas cámaras.

La cascada Nevada.

La cascada Nevada.

La luz de la tarde es mucho mejor para la fotografía.

La luz de la tarde es mucho mejor para la fotografía.

Luego de tomar las fotos para poder decir que allí estuvimos, emprendimos el regreso, para evitar que se nos oscureciera en el trayecto.

Día 2: El Paso Tioga

Para el segundo día, nos aventuramos al área del paso Tioga. Como la caminata del día anterior fue extenuante, elegimos nuestros destinos de modo de solo hacer caminatas moderadas. Así, luego de ayudarnos del mapa de la zona, elegimos como primer destino el Dog Lake6. Aunque no es el mejor paisaje del mundo, encontramos una pequeña rana en el lago, la que me entretuve siguiendo un rato para poder fotografiarla.

El Lago del Perro.

El Lago del Perro.

Esta rana parece que no quería que la fotografiara.

Esta rana parece que no quería que la fotografiara.

Aún con lo ligero de la caminata, los siguientes destinos fueron todavía más fáciles: paradas al costado de la carretera. No obstante esta restricción, habían cosas interesantes por ver, como el Lago Tenaya7.

Nuestra misión aquí ha finalizado.

Nuestra misión aquí ha finalizado.

Me gustaron las nubes de ese día en el Lago Tenaya.

Me gustaron las nubes de ese día en el Lago Tenaya.

Para finalizar nuestro recorrido, hicimos una última parada en el mirador de Olmsted Point8. En éste habían cuervos grandes paseándose cerca de los autos de los turistas (quizás para robarles >:3).

Después de moverse mucho rato entre los autos estacionados, se posó un rato y pude tomar su foto.

Después de moverse mucho rato entre los autos estacionados, se posó un rato y pude tomar su foto.

La vista desde Olmsted Point.

La vista desde Olmsted Point.

Y eso concluyó nuestro paseo por Yosemite, luego del cual nos esperaría un lindo en viaje en auto de otras 5 horas.

El último fin de semana

En nuestro último fin de semana, decidimos abarcar lo más posible entre lo que nos quedaba, así que fuimos a dos lugares distintos: El parque de Big Basin y una última vuelta por San Francisco.

Sábado: Big Basin

El parque estatal de secuoyas de Big Basin9 queda camino hacia las costa desde Silicon Valley, aunque para llegar a él, se debe sortear una infinidad de curvas en caminos no muy amplios (en los que a veces las dos pistas parecen ser una sola). Ese día había lluvia ligera, pero eso no nos impediría ir a caminar, así que partimos a hacer el trekking de una hora más largo de la historia (SPOILER: duró como tres). Como anécdota, podemos contar que en las múltiples curvas que llevan al parque, nos adelantó un auto deportivo rojo, siendo que nuestro vehículo iba cerca de la velocidad permitida y que el piso estaba húmedo. Esto lo cuento yo, porque no sabemos si el conductor de ese puede hacerlo.

Bosque hasta donde la vista alcance.

Bosque hasta donde la vista alcance.

Esta es una vista promedio del bosque.

Esta es una vista promedio del bosque.

En los bosques hay vida en todas las escalas.

En los bosques hay vida en todas las escalas.

Domingo: De vuelta a San Francisco

En esta visita a San Francisco, decidimos recorrer un poco más del centro, así que elegimos como base de operaciones (es decir, como estacionamiento) al Palacio de Bellas Artes10. En éste, destaca la cúpula construida al estilo clásico11, rodeada de un parque con una laguna de respetable extensión. Una vez estacionados, nos dirigimos a almorzar y gracias a la magia arcana de Google Maps, terminamos comiendo pizza.

El interior de la cúpula del Palacio de Bellas Artes.

El interior de la cúpula del Palacio de Bellas Artes.

Una laguna rodea al Palacio.

Una laguna rodea al Palacio.

Una vez repuestas nuestras energías, seguimos nuestra travesía por los cerros de San Francisco, los que no son muy amigables al peatón (bueno, para los autos tampoco). Tras una corto descanso en el parque de Alta Plaza12 y que uno de los miembros del grupo revisara el marcador del partido del Colo13, emprendimos la vuelta a nuestro auto. Al acercarnos al lugar de estacionamiento, empezamos a ver los vidrios rotos de otros vehículos, así que nos encomendamos a nuestras deidades paganas favoritas y apuramos el paso. Finalmente, nuestro auto se mantuvo a salvo, por lo que recomiendo a la gente que visite la bahía de San Francisco, nunca dejar sus pertenencias en el auto.

La vista a San Francisco desde Alta Plaza.

La vista a San Francisco desde Alta Plaza.

El Albo es una pasión.

El Albo es una pasión.

Una calle promedio en los barrios fifís de San Francisco.

Una calle promedio en los barrios fifís de San Francisco.

Berkeley

Ya entrada la tarde, nos dirigimos hacia el enemigo natural de Stanford, la Universidad de Berkeley14, para poder conocer las dos caras de la moneda. Aunque era un fin de semana, al llegar todavía encontramos vida en el campus, en especial grupos de danza urbana, que todavía se encontraban ensayando. Lo que me llamó la atención más fuertemente fue el campanil del campus, que me recordó al de la Universidad de Concepción15. Más tarde descubrí que esto era lo natural, pues el campanil de la UdeC se construyó inspirado en el de Berkeley16.

Aún de noche y en un fin de semana, el campus tenía vida.

Aún de noche y en un fin de semana, el campus tenía vida.

El campanil de Berkeley. O quizás hay un portal a la UdeC.

El campanil de Berkeley. O quizás hay un portal a la UdeC.

Puente de Oakland

Por último, cerramos nuestro fin de semana con un recorrido por el puente de Oakland17. Si bien, no es tan famoso como el Golden Gate, este puente tiene otros encantos, en especial en la parte de su luminaria. A la mitad del puente, se encuentran las islas de Yerba Buena18 y la isla artificial Treasure Island19. Esta última es una ex base militar y, según nos contaron, aloja múltiples destilerías artesanales, las que no alcanzamos a visitar.

La isla de Yerba Buena conecta al puente de Oakland.

La isla de Yerba Buena conecta al puente de Oakland.

Esta es la vista desde Treasure Island.

Esta es la vista desde Treasure Island.

Con otra foto de un puente, despido la última parte de mi paso por Silicon Valley. ¡Hasta la próxima!


  1. Parque nacional de Yosemite en Wikipedia

  2. Mariposa, California en Wikipedia

  3. ¡Oh! Sorpresa.

  4. Cascada Vernal en Wikipedia

  5. Cascada Nevada en Wikipedia

  6. Dog Lake (California) en Wikipedia (inglés)

  7. Lago Tenaya en Wikipedia

  8. Olmsted Point en Wikipedia (inglés)

  9. Big Basin Redwoods State Park en Wikipedia

  10. Palacio de Bellas Artes (San Francisco) en Wikipedia

  11. Por los nativos griegos de San Francisco [cita requerida].

  12. Alta Plaza en Wikipedia (inglés)

  13. Club Social y Deportivo Colo-Colo en Wikipedia

  14. Universidad de California en Berkeley

  15. Universidad de de Concepción en Wikipedia

  16. Campanil (Universidad de Concepción) en Wikipedia

  17. Puente de la bahía en Wikipedia

  18. Isla de Yerba Buena en Wikipedia

  19. Isla Treasure en Wikipedia